• LECTURA RECOMENDADA: "Los Caballeros de la Muerte", el autor te hace protagonista de la novela, no te la pierdas.
Inicio » 12 El lado oscuro de la «colza»

12 El lado oscuro de la «colza»

Publicado el 29 de mayo de 2022, 22:15

El doctor Javier Martínez Ruiz, vocal de la Comisión de Investigación Epidemiológica, comienza a mantener una posición crítica con respecto a las tesis oficiales, lo mismo que la doctora María Jesús Clavera. Después de tabular por provincias y por días el registro de «nuevos casos», relacionándolos con los períodos de distribución y retirada del aceite del mercado, llegan a la conclusión de que la epidemia está desvinculada de la ingesta de aceite de colza. «Nosotros, en principio creíamos lo que se decía en todos los medios de comunicación», señala Martínez. «Pero a medida que, lentamente, íbamos avanzando en la investigación, todo, absolutamente todo, era contradictorio con la tesis oficial. Ahora, podemos dar fe de que, con toda seguridad, no ha podido ser el aceite.» Como respuesta a sus aportaciones científicas, se disuelve la Comisión, para evitar la presencia de ambos científicos en ella.

Sorprendentemente, la investigación epidemiológica se ha centralizado, desde el 11 de mayo, en el CDC (Center for Disease Control) de Atlanta, 13 y está a cargo de tres funcionarios de la Administración norteamericana, los doctores Rigau, Heath y Kilbourne. Ellos son los responsables directos de los sesgos introducidos sistemáticamente en los estudios epidemiológicos que se desarrollan, en las encuestas y en los «casos y controles». Como dice Rafael Pérez Escolar, que ha estudiado muy a fondo el caso del «síndrome tóxico»: «Es como si la autopsia del cadáver se le encomendara al asesino». Son notorias las vinculaciones del CDC con el Pentágono. Y es también conocida la implicación del centro en programas de desarrollo de armamento bacteriológico.

Los síntomas, comunes a todos los enfermos, hacen presumir la necesaria homogeneidad de la causa que ha provocado la patología. Sin embargo, los análisis de los aceites hallados en las casas de los enfermos ponen de manifiesto su absoluta heterogeneidad. Su composición es distinta (oliva, girasol, pepita de uva, colza...) y proceden de partidas comerciales también distintas, lo que impide atribuir la enfermedad a un solo aceite.

«A mí me encargaron la defensa de los aceiteros catalanes procesados, y lo primero que mis clientes me dijeron es que el mismo aceite al que acusaban de provocar la enfermedad lo habían vendido también en Cataluña, y por allí no había ni un solo caso de síndrome tóxico», señala el abogado Jesús Castrillo. «Entonces me traje a Madrid unas muestras y pedí la práctica de una prueba con cobayas, para que se determinase el tipo de lesiones que producía en estos animales. El resultado final fue que no se reproducían exactamente los síntomas de la enfermedad, pero sí se producían ciertas lesiones. Pedí ver el protocolo de la experimentación desarrollada y me encontré que las dosis que les habían dado a las cobayas, extrapoladas para un ser humano, era una cantidad enorme, algo así como cisternas y cisternas... ¿Cómo puede hacer eso el Instituto Nacional de Toxicología, dependiente del Ministerio de Justicia? El experimento lo dirigió el doctor Tena. Después se repitió, con dosis proporcionadas al peso de los animales y no hubo ninguna consecuencia. Aquello me hizo pensar por primera vez que detrás había instrucciones políticas.»

Todo indica que no se desconoce el origen de la enfermedad, sino que se trata de ocultar por todos los medios. Si el aceite es el causante de la epidemia, parece inevitable que los demás parientes de las víctimas sufran también los efectos de la toxicidad. Sin embargo, la mitad de todos los enfermos del síndrome tóxico son un caso único en su grupo familiar. Algo insólito, porque el paciente, al resultar afectado y dada la agresividad aguda del tóxico, es trasladado de inmediato al hospital, alejándolo así del factor que presuntamente le ha atacado. Mientras tanto, sus familiares continúan consumiendo el aceite, sin que nadie más resulte afectado, al menos otros cuarenta días. Hasta que el 10 de junio se dice públicamente que esa es la causa de la enfermedad. Y el grupo familiar es, genéticamente, el más homogéneo. La versión oficial no tiene ningún sentido.

Paralelamente, el doctor Antonio Muro, como director del Hospital del Rey, continúa sus investigaciones por otros cauces.

Con mayor rigor científico y notable éxito, consigue coger el pulso a la enfermedad de tal manera que es capaz de predecir dónde van a aparecer nuevos enfermos. 14 Pero en sus predicciones no hay nada mágico, ha descubierto que el síndrome está relacionado con la venta de hortalizas en un mercadillo ambulante que se instala en distintos pueblos del entorno de Madrid. Los lunes en un sitio, los martes en otro... Si la latencia de la enfermedad es de veinticuatro horas, porque el tóxico actúa de forma muy aguda, basta saber dónde estaba el mercadillo para determinar en qué zona pueden aparecer nuevos pacientes. Muro llega a la conclusión de que la enfermedad la provoca la ingesta previa de ensalada, así que el elemento tóxico tiene que estar en los componentes de ese plato: lechuga, cebolla, tomate... Va siguiendo distintas tesis de investigación y descarta el aceite. Se analizan los distintos aceites que consumían los pacientes y no tienen nada extraño en común. Además, ni siquiera el aceite de colza es el más presente en las casas de los enfermos.

La certeza de sus conclusiones también le cuesta el puesto al doctor Muro. Sería lógico que la sanidad pública española, angustiada por la presión de tantos enfermos, le hubiera tenido en consideración; sin embargo, se prescinde de él de forma caciquil. A alguien le asusta que sea capaz de descubrir lo que hay detrás del síndrome tóxico. El día 15 de junio es destituido, sin ninguna explicación, de su cargo como director del Hospital del Rey y relegado a un sótano del Centro de Alimentación Animal de Majadahonda, en el que carece incluso de teléfono. Desde allí prosigue su avance en la investigación, 15 utilizando el método tradicional de las encuestas epidemiológicas. Habla con los familiares de cada enfermo y les pregunta de dónde venían las hortalizas que se ponían en las ensaladas. Cuando dos amas de casa señalan la misma tienda, acude a ella y pregunta al propietario quién le suministra los productos. Si varias tiendas señalan a un mismo mayorista, acude a él para saber de dónde recibe sus productos. Así sucesivamente, hasta que reconstruye los conductos de venta mayorista conectados con los enfermos del síndrome tóxico.

Y es curioso, todos esos mayoristas, sin excepción, están relacionados con un suministro de tomates procedentes de Almería. Hay que tener en cuenta que el primer enfermo aparece el 1 de mayo, cuando es primavera en la península. Por tanto, tiene que ser tomate temprano, y en 1981, sólo puede tener origen en Canarias, Almería, Granada o Valencia. Bastaría que los tomates consumidos por los enfermos procedieran unos de Canarias, otros de Valencia..., para que la tesis del tomate se abandonara, pero hay un fenómeno de convergencia hacia Almería y, más concretamente, hacia Roquetas de Mar. En esta localidad costera hay varias alhóndigas donde se subastan tomates, pero la pista seguida por el doctor Muro lleva a una exclusivamente: Agrupamar. Jesús Castrillo señala:

 

A través de los papeles de depósito de entrega para la venta, se podría haber determinado perfectamente qué agricultor, qué plantación, era responsable de la distribución de los tomates tóxicos. Nos facilitaron algunos de esos papeles a través del juzgado pero, a continuación, ¡qué casualidad! Agrupamar se liquidó. Con lo cual llegamos sólo hasta los nombres de los seis agricultores que trabajaban con esa sociedad. Uno de ellos es quien comercializó los tomates tóxicos. Pero ahí se termina todo, el juzgado no mostró ningún interés por continuar la investigación.

 

Cuando el PSOE llega al Gobierno, tras su victoria electoral en octubre de 1982, hereda el problema y continúa actuando dentro de la línea marcada por sus antecesores. «¿Qué más da que estuviese UCD o el PSOE en el Gobierno?», opina Jesús Castrillo. «Estamos apuntando que el origen de 1% enfermedad puede afectar a los intereses políticos de la potencia que está al frente del imperio, que se juega el ingreso de España en la OTAN.»

En la sentencia del juicio contra los aceiteros se reconoce que no ha podido acreditarse la existencia de una «relación de causalidad», lo que realmente se apunta es una «relación de probabilidad», algo jurídicamente muy endeble. Lo cierto es que jamás se llega a demostrar que el aceite de colza es el causante de la enfermedad. «El tipo de lesión que sufren los enfermos hace sospechar, con toda probabilidad, en un organofosforado. Atacaba los pulmones y la piel. Después va a pareciendo una neuropatía retardada. Casi era cantado el asunto, pero había que evitar que la investigación se acercase a la realidad», añade Castrillo.

Las quejas y las protestas de la mayoría de los afectados se anegan en miles de millones de pesetas invertidos como indemnizaciones. Para cobrar ese dinero público es imprescindible ser enfermo «de la colza». A quienes manifiestan que nunca han comprado ese tipo de aceite, se les «convence» de que habrán contraído la enfermedad comiendo una magdalena, un churro o un aperitivo en un bar. Se emplea un argumento insoslayable: usted tiene que padecer «neumonía atípica», y como consecuencia del consumo de aceite de colza. Si no cumple este requisito, no tiene derecho a indemnización. Las ayudas son sólo para los enfermos del «síndrome tóxico».Y al frente de ese gran carrusel de millones se pone, como presidenta del Plan Nacional del Síndrome Tóxico, nada menos que a Carmen Salanueva. Esta funcionaría será juzgada y encarcelada años después por sus estafas al erario público cuando ejerce de directora del Boletín Oficial del Estado. Y eso es calderilla, comparado con el dinero que se movió a cuenta del «síndrome tóxico».

Pero también hay muchos enfermos que nunca han consumido aceite de colza y que se siguen negando a aceptar que la enfermedad que padecen tiene ese origen, aunque con esa actitud se juegan su inclusión como «enfermo reconocido» y las sustanciales ayudas e indemnizaciones vinculadas a esa condición de víctima del «síndrome del aceite tóxico». Así llega a calificarse la patología durante la investigación oficial, para imposibilitar la apertura de otra vía más racional en busca de la etiología de la enfermedad. El Plan Nacional llega a invertir más de 300 millones de pesetas en intentar demostrar que el aceite es el causante de la epidemia. Y no lo consigue.

Es significativa la actitud de la doctora Susana Sanz, directora de la Comisión de Investigación Epidemiológica, al regresar a España tras entrevistarse con el doctor Eath en el CDC de Atlanta. Vuelve muy alterada y renuncia a sus iniciales propósitos de investigación, proponiendo a los vocales de la comisión, entre ellos los doctores Martínez y Clavera', «hacer todos las maletas y marcharnos». Sugiere utilizar como disculpa la ausencia del ordenador que han solicitado. Y más tarde, al contemplar la actitud receptiva del doctor Martínez ante la investigación desarrollada por el doctor Muro, le dice: «¿No te das cuenta, Javier, que hay un pacto general entre todos los partidos políticos para dejar el tema del síndrome tóxico tal y como está? Tú no sabes lo que hay detrás de todo esto, yo tengo información que tú no tienes».

Rafael Pérez Escolar, que dedica un documentado y contundente capítulo de sus memorias 16 al «síndrome tóxico», relata una ilustrativa anécdota:

 

Pedro Sabando, consejero de Sanidad cuando Joaquín Leguina presidía la Comunidad de Madrid, mantenía una estrecha amistad con el doctor Muro y, cuando éste se encontraba a punto de fallecer, el consejero socialista le hizo una visita. El moribundo, obsesionado por el «síndrome tóxico» y sus trágicas consecuencias, le reprochó la actitud fraudulenta del Gobierno al atribuir la epidemia al aceite de colza. Y el socialista le dijo con sinceridad: «Déjalo, Antonio, no le des más vueltas, este asunto es la CIA y el KGB juntos».

 

Dos años después de la aparición de la epidemia, el doctor Fernando Montoro, subdirector general de Establecimientos y Asistencia Farmacéutica, en una carta que dirige a Ciriaco de Vicente, a quien el PSOE ha encomendado el seguimiento de la epidemia, manifiesta que «en las reuniones de la Comisión Científica de los viernes en el Ministerio de Sanidad puede afirmarse que, a nivel científico, hoy se duda de que el aceite sea la causa del síndrome». Y apunta al empleo de un nematicida en tomates como posible causa de la enfermedad, con lo que se hace eco de los resultados obtenidos por el doctor Muro en su investigación. 17 Más tarde, reconoce personalmente que ha sufrido presiones para dejar de indagar sobre «el auténtico origen del síndrome tóxico». «Un alto cargo del Ministerio me dijo que ese era un asunto que estaba muy por encima de nosotros», afirma Montoro. 18

«La certeza de que los compuestos organofosforados son también agentes agresivos de «guerra química» 19 y la más que sospechosa actitud desarrollada por todos los grupos políticos, amparando la postura oficial y desentendiéndose del problema que
afecta a tan importante número de víctimas, implica la intervención de un poder tan grande e irresistible como para ser capaz de imponer y sostener un unánime pacto de silencio en todos», afirma Jesús Castrülo. «En definitiva, sólo la implicación de los intereses de una superpotencia justificaría el despliegue de medios políticos efectuados para ocultar las causas reales de tan grave enfermedad.»

Todo parece indicar que el síndrome tóxico se desarrolla en dos ondas epidémicas diferenciadas. La primera de ellas se produce a principios o mediados de enero de 1981. Coincide con una enfermedad no determinada que se desarrolla en pleno invierno en la zona norteamericana de la base de Torrejón y que afecta también a algunos militares españoles. Es probable que esta primera onda epidémica sea consecuencia de algún escape provocado accidentalmente con armamento bacteriológico, cuya presencia en la base es contraria a la legalidad internacional y contraviene el tratado bilateral que permitió su creación. Un serio inconveniente en tiempos del «OTAN, de entrada, no». Jesús Castrillo concluye:

 

Con la segunda onda, mediante tomates tóxicos tratados con productos organofosforados, se trataba de inducir una epidemia más amplia, más extendida, cuyos signos y síntomas no sólo abarcasen los de la primera, sino que los agravasen, de forma que al derramarse la enfermedad no sólo en Torrejón de Ardoz, sino por una gran parte del territorio nacional, Torrejón fuese sólo un árbol más, y sin importancia cualitativa, en la atormentada geografía de la enfermedad. Toda la mentira generada en torno a la investigación era precisamente para ocultar el origen de esa segunda onda epidémica generada intencionadamente, envenenando unas partidas de tomates en Roquetas de Mar.

 

La razón de Estado y el pacto de silencio entre los grandes partidos impidió que se aclarara quién estaba en realidad detrás de aquel envenenamiento masivo, que pudo ser provocado por la mano negra de los servicios de inteligencia norteamericanos. Veinticinco años después, sigue vigente la llamada de atención que hizo el Working Group de la Organización Mundial de la Salud: «Mientras siga sin descubrirse la causa precisa que la provocó, no puede tenerse la seguridad de que este tipo de enfermedad no vuelva a repetirse».

13 Todos los datos brutos de los casos y controles obtenidos durante la investigación oficial fueron remitidos al CDC de Atlanta y en ese centro permanecieron secuestrados, sin que hubiese posibilidad de contrastarlos o reevaluarlos, a pesar de que su remisión fue solicitada en repetidas ocasiones por el tribunal que juzgó el caso del «síndrome tóxico».

14 Pueblo, 21 de mayo de 1981.

15 La investigación epidemiológica del doctor Muro fue desarrollada sin interrupción desde mayo de 1981 hasta muy poco de su fallecimiento, en abril de 1985. Se desarrolló en más de veinticinco zonas geográficas, y se estudió a 1 086 enfermos y a 1 154 personas sanas, lo que constituyó la investigación epidemiológica más amplia desarrollada en relación con el síndrome tóxico, mucho más amplia que la realizada para tratar de sustentar la hipótesis oficial del aceite de colza, que sólo contempló nueve zonas. Además, el doctor Muro actuó sobre una muestra suficientemente representativa, que, a diferencia de la investigación oficial, abarcó todos los aspectos de una investigación epidemiológica global, cuyo fin último es conocer la causa y los factores determinantes de la epidemia. Es decir, el estudio de factores causales, de la distribución espacio-temporal de la epidemia, de la distribución espacio-temporal del factor causal, de la coherencia y concordancia temporal y espacial entre la epidemia y el factor causal.

16 Rafael Pérez Escolar, Memorias, Foca, Madrid, 2005.

17 Ibid.

18 Entrevista personal con Fernando Montoro.

19 Los compuestos organofosforados se sintetizaron por primera vez como gases bélicos con motivo de la investigación militar llevada a cabo por el Ejército norteamericano en Alemania durante la Segunda Guerra Mundial. La naturaleza «biocida» del producto permitió también su aplicación como insecticidas-pesticidas con un alto poder contaminante, cuyas consecuencias a medio y largo plazo resultan difíciles de evaluar.


« 

Añadir comentario

Comentarios

Todavía no hay comentarios

Crea una página web gratis con Webador