• LECTURA RECOMENDADA: "Los Caballeros de la Muerte", el autor te hace protagonista de la novela, no te la pierdas.
Inicio » LA HORA DEL DESPERTAR DEL LEÓN: HOUSTON, TENEMOS CONTACTO

LA HORA DEL DESPERTAR DEL LEÓN: HOUSTON, TENEMOS CONTACTO

Publicado el 28 de noviembre de 2021, 18:34

Houston, tenemos contacto

En mi tercera visita a la médium, estaba tumbado en una camilla durante una sesión de curación cuando sentí en el rostro algo similar a una telaraña. Recordaba haber leído en su libro que esto puede ocurrir cuando los «espíritus» están intentando establecer contacto. Curiosamente, hasta entonces nunca lo había sentido. No le dije nada a ella, pero pasados diez o quince segundos, echó la cabeza hacia atrás y exclamó: «¡Ah! Esto es poderoso; ¡voy a tener que cerrar los ojos!». Mi trasero se deslizaba por la cama y me preguntaba dónde diablos me había metido. Me dijo que estaba viendo en su psique una figura «china» que le decía: «Sócrates está conmigo». Sócrates (469-399 a. C.) fue el filósofo griego cuyo alumno más famoso fue Platón. Cuando Sócrates tenía setenta años, las autoridades lo culparon de herejía y corrupción de jóvenes, y él mismo llevó a término su sentencia de muerte al beberse una infusión de cicuta. Entre una colección de citas célebres, Sócrates dijo: «La verdadera sabiduría está en reconocer la propia ignorancia». Brillante. La figura «china» sólo era una proyección de otra realidad que había accedido a la percepción de la médium y le había dado una imagen física en la que centrar su atención. El comunicador fue una expresión de la Consciencia de un reino que supera el del cuerpo «físico», y puede adoptar cualquier aspecto que elija. Eso es lo que somos todos en nuestras formas superiores: pura Consciencia y Conciencia. Los comunicadores de otras dimensiones proyectan información o ideas en un campo de energía físico y él o ella las descodifican en lenguaje humano. Eso es lo que me estaba ocurriendo cuando escuché la «voz» en el quiosco. Es el mismo principio que rige los programas de radio, que se emiten desde el trasmisor en forma de longitudes de onda y la radio los descodifica en palabras. Un psíquico italiano «oirá» las proyecciones en italiano, un inglés en inglés, etcétera. Así es como la médium me explicó parte lo que le había comunicado esa figura «china» aquel día de marzo de 1990:

Es un curandero que está aquí para sanar la Tierra y se hará famoso en todo el mundo.

Encontrará una gran oposición, pero siempre estaremos aquí para protegerle. Todavía es un niño en el plano espiritual, pero obtendrá riquezas espirituales. Algunas veces dirá cosas y se preguntará de dónde vinieron. Serán nuestras palabras.

El conocimiento se introducirá en su mente y en otras ocasiones será guiado hasta el conocimiento.

Desde niño fue elegido por su coraje. Ha sido evaluado y ha superado todas las pruebas.

Experimentó el mundo del fútbol para aprender a tener disciplina, pero cuando la hubo aprendido tuvo que seguir avanzando. También tuvo que aprender a afrontar las decepciones, a experimentar todas las emociones y a levantarse y seguir adelante. El camino espiritual es exigente y nadie lo atraviesa con facilidad.

Sabemos que quería que contactáramos con él, pero no era el momento adecuado [se refería a lo que dije en la habitación «vacía» del hotel, de la cual la médium no sabía nada]. Lo dirigimos aquí para contactar con él, no para que se curase. Pero un día estará completamente curado.

Siempre tendrá lo que necesite [también podría haber dicho «siempre tendrá lo que quiera»], pero nada más.

En mi siguiente sesión con la médium se le volvió a aparecer la figura y me trasmitió las siguientes palabras:
Un solo hombre no puede cambiar el mundo, pero puede divulgar el mensaje que cambiará el mundo.

No debe intentar hacerlo él solo. Tiene que ir de la mano de otras personas, para que así puedan ayudarse a levantarse cada vez que caigan. Escribirá cinco libros en tres años.

La política no es para él. Él es demasiado espiritual. La política es anti espiritual y lo hará muy infeliz.

Dejará la política. No tiene que hacer nada. Ocurrirá gradualmente en el plazo de un año.

Habrá artefactos voladores muy distintos de los aviones actuales. El tiempo no tendrá significado. Uno estará donde quiera estar.

Era un presentador de televisión de la BBC que presentaba los deportes y un portavoz nacional del Partido Verde. Sin embargo, me estaban diciendo que era un curandero que estaba aquí para sanar la Tierra; y que un solo hombre no podía cambiar el mundo, pero que podía divulgar el mensaje que cambiaría el mundo. ¿Qué? ¿Puedes repetírmelo?


«   »

Añadir comentario

Comentarios

Todavía no hay comentarios