• LECTURA RECOMENDADA: "Los Caballeros de la Muerte", el autor te hace protagonista de la novela, no te la pierdas.
Inicio » Los superestados

Los superestados

Publicado el 25 de enero de 2022, 21:47

El siguiente nivel de esta estructura mundial por debajo del gobierno mundial es un conjunto de superestados como la dictadura de la Unión Europea que ya controla los países de Europa. Alrededor de un 75 por 100 de las leyes que hoy en día se imponen a los británicos son obra de los burócratas no elegidos de Bruselas, y es ¡legal que el Parlamento británico o cualquier parlamento de la Unión aprueben leyes que no se ajustan a aquéllas decididas por el estado fascista/comunista europeo en constante expansión. Desde 1994 he estado escribiendo que la Unión Europea es una creación, en gran medida, del secreto Grupo Bilderberg de los Illuminati. Puedes leer los antecedentes detallados en.... And The Truth Shall Set You Free. El Grupo Bilderberg coordina secretamente una política común entre gobiernos, bancos, empresas, medios de comunicación, servicios de inteligencia y ejércitos, inclusive la OTAN (figura 34). El Grupo Bilderberg fue fundado por los Rothschild en 1954 en el Hotel Bilderberg de los Países Bajos, y la familia de los Rockefeller lo dirige en su nombre. David Rockefeller y el agente Rothschild/Rockefeller, Henry Kissinger, han sido los representantes más destacados durante décadas, y actualmente otros los están reemplazando. El compinche de Kissinger, lord Carrington, exagente de los Rothschild y exsecretario de Asuntos Exteriores británico, fue presidente del Grupo Bilderberg durante mucho tiempo. También fue secretario general de la OTAN, una posición que controlan en última instancia los títeres del Grupo Bilderberg. Hay un grupo central que se reúne regularmente y cada año celebra la «Conferencia Bilderberg», en la que se reúnen las figuras líderes de la política, la banca, las empresas, los medios de comunicación y el ejército para discutir los «asuntos mundiales». Los investigadores han logrado exponer los nombres de los miembros de Bilderberg de la lista de asistentes, pero muchas de las figuras más destacadas y confidenciales entran y salen de las «conferencias» en secreto y no aparecen en la lista.

Una filtración de documentos que salió a la luz en 2009 acerca de la conferencia del grupo en 1955 en el Grand Hotel Sonnenbichl de Garmisch- Partenkirchen, en Alemania, corroboró el plan para la Unión Europea. Los documentos hablan de la «urgente necesidad de unir a los alemanes con los demás países de Europa en un mercado común»; y «de llegar al máximo grado de integración en el mínimo plazo de tiempo, empezando por un mercado europeo común». Nótese la palabra «empezando». Los documentos dicen que «sería mejor proceder con el desarrollo de un mercado común a través de un tratado en vez de con la creación de nuevas autoridades». El Mercado Común, o la Comunidad Económica Europea, se creó realmente dos años después, en 1957, con el Tratado de Roma, un principal centro de los Illuminati y hogar de la Iglesia de Babilonia, fundada en Roma por los linajes de Sumeria, Babilonia y Egipto y renombrada Iglesia de Roma. Desde entonces se ha utilizado la técnica del «tratado» en numerosas ocasiones, como vemos con el Tratado de Lisboa en 2009, ideado para convertir la actual Unión Europea en una dictadura hecha y derecha con su propio presidente, política extranjera, ejército, fuerza policial y sistema burocrático. Los documentos filtrados del Grupo Bilderberg de 1955 hablan de la necesidad de una única moneda europea, y la red Bilderberg ha estado manipulando durante décadas para su implementación. Incluso el presidente del grupo, el aristócrata vizconde Etienne Davignon, dijo en una extraña entrevista que el Grupo Bilderberg había introducido a principios de los noventa el plan para la unificación de la moneda, el euro.
De hecho, la manipulación se remonta a más de cincuenta años. Uno de los conspiradores más importantes que ideó la creación de la Unión Europea es Otto de Habsburgo, líder de la dinastía de los Habsburgo. Todavía encabeza el movimiento Paneuropeo fundado en 1923. Los Habsburgo son un linaje Illuminati de pura sangre que han gobernado buena parte de Europa durante décadas. A la dinastía de los Habsburgo se le otorgó el título de emperador del Sacro Imperio Romano y engendró emperadores de Austria; duques de Austria; reyes de Alemania, Hungría, España, Portugal y Bohemia; grandes duques de la Toscana; e incluso un emperador de México. Otto de Habsburgo nació en 1912 con el título de archiduque Franz Joseph Otto Robert María Antón Karl Max Heinrich Sixtus Xaver Félix Renatus Ludwig Gaetan Pius Ingnatius de Austria. Los linajes adoran sus títulos y están obsesionados con el prestigio, el poder y la jerarquía. Otto era el hijo mayor de Carlos I de Austria, el último emperador de Austria y el último rey de Hungría. Vive en Baviera, en Alemania, y como muchos de los que trabajan en los niveles superiores de la conspiración, ha alcanzado más de los noventa años de edad. Ha dejado claro que quiere una Europa católica romana (Iglesia de Babilonia) y un presidente del estado de Europa elegido (nombrado) de por vida. En 1944 los nazis redactaron otro documento que revelaba la verdadera naturaleza y los precedentes de la Unión Europea. El documento, llamado Red House Report o EW-Pa 128, es un registro de una reunión secreta en el Hotel Maison Rouge en Estrasburgo el 10 de agosto de 1944, cuando los oficiales nazis y los industriales alemanes planearon el Cuarto Reich precisamente cuando el Tercero estaba desmoronándose. El plan era reemplazar la ocupación física de Europa, que Hitler y compañía habían tratado de llevar a cabo mediante la conquista militar, por la ocupación económica de la comunidad europea controlada a nivel central, y que resumen las palabras del ministro de propaganda nazi, Joseph Goebbels: «Dentro de cincuenta años nadie pensará en los estados nación». Su escala de tiempo estaba fuera de lugar, pero no el asunto central. Jean Monnet, «padre fundador» de la Unión Europea y testaferro de los Rothschild, ha descrito el plan desde el principio. Lo escribió en una carta a un amigo suyo el 30 de abril de 1952:

 

Las naciones de Europa deberían encaminarse hacia un superestado sin que sus habitantes se den cuenta de ello, lo cual se logrará con pasos sucesivos, que se ocultarán en un propósito económico pero que final e irreversiblemente conducirán hacia la federación.

 

La Unión Europea está controlada por una burocracia no elegida llamada Comisión Europea (que refleja el Politburó de la Unión Soviética) que propone todas las leyes. Posteriormente se discuten en reuniones secretas de más burócratas, los pertenecientes al Comité de Representantes Permanentes, y luego son selladas por el Consejo de la Unión Europea. Los parlamentos nacionales no tienen nada que decir, y el Parlamento Europeo sólo está para dar la imagen de ser una representación elegida. Todo es una farsa, y los miembros del Parlamento Europeo tienen un tiempo muy limitado para hablar antes de que les desconecten los micrófonos. Da risa, pero la Unión afirma ser «democrática», cuando en el 2009 Hans-Gert Póttering, el actual presidente del Parlamento, instó a los miembros del Parlamento a unirse a fin de excluir a los «antieuropeos» del proceso de toma de decisiones. Un cinco por ciento de los miembros del Parlamento están en grupos que apoyan una menor integración en la Unión o la retirada completa de ésta. Es su derecho, o lo sería si la Unión Europea no fuera una dictadura. El señor Póttering dijo: «Creo que es muy importante que los miembros del Parlamento preeuropeos cooperen bien para que los antieuropeos no se hagan oír demasiado». Yo creo que es más importante que vivas la vida, amigo. Cada año, el 10 por 100 del presupuesto de la Unión Europea (115.000 millones de euros en el 2008) se destina al fraude, y el sueldo y los gastos de los burócratas y los miembros del Parlamento es extraordinario. Por ejemplo, veamos el caso de Neil Kinnock, el expresidente del Partido Laborista británico, y su mujer Glenys, que era miembro del Parlamento Europeo. Kinnock es famoso por ser un charlatán y por no utilizar nunca una palabra cuando hay miles para elegir. Empezó siendo un «activista socialista galés» que condenaba la Unión Europea hasta que descubrió que estaba bien tener dinero. También condenaba la Cámara de los Lores británica y luego se unió a ella. Su mujer se hizo miembro del Parlamento y él burócrata de la Comisión, y en el 2009 salió a la luz que entre los dos ganaban 10 millones de libras de la Unión Europea y actualmente tienen derecho a cuantiosas pensiones vitalicias. Kinnock es un fraude, uno de los oportunistas más descarados que podríamos encontrar, y se aprovecha del chollo que es la Unión Europea.


«   »

Añadir comentario

Comentarios

Todavía no hay comentarios