• LECTURA RECOMENDADA: "Los Caballeros de la Muerte", el autor te hace protagonista de la novela, no te la pierdas.
Inicio » 82-85

82-85

Publicado el 11 de febrero de 2022, 22:01

Mientras Lawrence y los británicos estaban prometiendo a los árabes la independencia, estaban en el proceso de hacer el compromiso de regalar a Palestina como patria judía.

Lawrence, Milner, y Victor Rothschild, todos se conocían entre sí. La Declaración de Balfour no fue un anuncio del Ministro de Asuntos Exteriores de la Cámara de los Comunes.

Tomó la forma, apropiadamente, de una carta entre Arthur Balfour (Comm 300), de la Mesa Redonda financiada por los Rothschild, y Lord Lionel Walter Rothschild (Comm 300), el representante de la Federación Inglesa de sionistas, que se creó con dinero Rothschild.

Fue escrita por la voz principal en el gabinete de guerra de Lloyd George, la figura más influyente de la Mesa Redonda, Lord Milner (que fue nombrado presidente de Zinc Rio Tinto por Lord Rothschild). La Declaración Balfour fue un decreto por los Rothschild /Élite Global y no fue parte de ningún proceso democrático.

La carta de Balfour a Lord Rothschild, que muchos creen que fueron escritas por Lord Rothschild, en alianza con Alfred Milner, decía:

"Tengo mucho placer en transmitirle, en nombre del Gobierno de Su Majestad, la siguiente declaración de simpatía con aspiraciones judías sionistas, que ha sido presentada y aprobada por el Consejo de Ministros: El Gobierno de Su Majestad vio con buenos ojos el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío, y usará sus mejores esfuerzos para la consecución de este objetivo, quedando claramente entendido que nada se hará que pueda perjudicar los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías en Palestina [¡que broma!], o los derechos y condición política gozada por los judíos en cualquier otro país. Le agradecería que llevara esta declaración al conocimiento de la Federación Sionista".

En ese tiempo, menos del uno por ciento de la población de Palestina era judía y sin embargo, esta carta fue la base sobre la cual el mundo de la posguerra habría de ser dividido y el control árabe de Palestina entregado.

No tenía nada que ver con lo que era mejor para los judíos, a pesar de que sus arquitectos, los Rothschild, son judíos sólo de nombre.

Se trataba de que ofrecería una más estratégica y amplia posibilidad y un punto de apoyo del Nuevo Orden Mundial de en esa parte del Oriente Medio. Yo creo que el rabino Marvin S. Antelman tiene razón cuando vincula la Casa de los Rothschild con el grupo del Ojo-Que-Todo-Lo-Ve que está tratando de destruir el judaísmo.

Las cosas se pueden hacer en nombre del pueblo judío en su conjunto, pero no se hacen para su propio beneficio. Pueblo judío se utiliza como forraje por la Élite y por muchos dentro de la jerarquía judía. Tampoco es cierto que la mayoría de judíos hoy en día tienen una línea genética que remonta a la antigua Israel, una demanda para justificar la ocupación de Palestina.

Por la misma razón, el término "antisemita" es constantemente mal utilizado.

Personalmente, no me importa la línea de color y la genética del cuerpo físico de una persona. Se trata de un vehículo para la experiencia, eso es todo. Somos todos aspectos de cada uno. Pero ya que muchas personas utilizan la genética de sus cuerpos para justificar sus acciones, bien podríamos obtener la información correcta.

La palabra semita proviene de la raza de los pueblos de la antigua Sumeria, de quien los judíos bíblicos afirman haber surgido.

Sem o Shem, uno de los hijos de Noé en las historias de la Biblia, se dice que es de esta línea y el origen parece haber sido la leyenda de ‘Shemjaza', el "hijo celestial y ángel de la guarda de Dios".

Casi seguramente otro extraterrestre.

Pero de acuerdo a varios escritores judíos, entre ellos Arthur Koestler en su libro, La Decimotercera Tribu (The Thirteenth Tribe) muy pocos judíos hoy en día pueden rastrear su ascendencia genética a la línea semita de este período y/o la línea de semitas en Palestina e Israel en el momento de Yeshua (Jesús).

En vez de esto, son los descendientes genéticos de un pueblo de origen turco-mongol de ascendencia nórdica llamada los jázaros, que se convirtieron a la religión judía en 740DC.

Los Jázaros vivieron en la parte baja de Rusia entre los mares Negro y Caspio.

Estaban entre los mundos cristiano e islámico y su líder decidió aceptar la fe judía para evitar ser desbordados por los imperios de las alternativas percibidas. La mayoría de los judíos de hoy, dice Koestler, se originan de estas personas, y no de la línea semita. De hecho, para llamar a alguien 'antisemita' es, más bien, llamarlo 'anti-árabe ", debido a que más miembros de la antigua raza semita son más árabes que judíos!

Después de la desintegración del imperio jázaro por el siglo XIII, las personas que adoptaron la religión judía, o bien se quedaron en Rusia o, en el caso de la mayoría, se trasladaron a lo que se convirtió en los Balcanes, Lituania, Polonia y Alemania.

La lengua conocida como yiddish surgió de estos acontecimientos. Es una mezcla de hebreo, polaco y alemán. El nombre Rothschild provino de Red Shield (escudo rojo), el símbolo de los jázaros ‘judíos’ en el este de Europa (en alemán: rotes Schild = escudo rojo).

La familia Rothschild no tiene mayor vínculo histórico con Palestina que un esquimal. La nariz aguileña ‘judía’ no se origina del Israel bíblico.

Tiene su origen genético en el Cáucaso. El rostro clásico judío de Yeshua (Jesús) es un mito. Él no se habría visto así porque no nació en la Baja Rusia.

Como Koestler escribió:

"La antropología está acorde con la historia en refutar la creencia popular en una raza de judíos descendientes de la tribu bíblica".

El obispo cristiano, nacido judío, Hugh Montefiore , dijo que en Times de la Iglesia del 24 de enero de 1992, que:

"El antisemitismo se basa en un poderoso mito racial, aceptado por judíos y antisemitas por igual".

Sin embargo, son los miembros de la corriente genética que no tiene relación alguna con los palestinos los que estaban detrás de la creación de Israel y de la la continua supresión actual de los derechos palestinos.

El escritor judío Alfred M. Lilienthal va más allá.

Él dice que no hay tal cosa como una ‘raza’ judía. Ser "judío" es seguir la fe religiosa judía y no tiene nada que ver con ninguna raza, ya que, dice, gente de innumerables razas se ha convertido a la fe judía durante el curso de miles de años, creando así un inmenso cóctel de diversos flujos genéticos que se llaman a sí mismos judíos.

En su valiente libro, ¿Qué precio, Israel?, Lilienthal señala:

"El argumento más persuasivo que el nacionalista judío podría avanzar para el sionismo está basado en la hipótesis de una "raza hebrea-semita". Pero la mayoría de los miembros de tal "raza" son encontrados entre los pueblos árabes del Medio Oriente, la inmensa mayoría de quienes no profesan la fe judía.
Los árabes, enemigos acérrimos de los israelíes que han regresado a su reportada 'casa racial’, más se parecen a aquellos judíos que son nativos de Palestina y del Oriente Medio, pues son de muy poca sangre hebrea-israelita que la mayoría de los que han sido "incorporados"... La afirmación de que los árabes son antisemitas es algo ridículo.

"...Es, de hecho, la conclusión unánime de todos los antropólogos, desde Weissenberg, Hertz y Fishberg (judíos ellos mismos), hasta Boas, Ripley, Mead, Pittard y otros que doquiera que sean encontrados judíos, se parecen mucho a las personas entre las cuales viven.

Incluso aquellos de apellidos comunes, supuestamente rastreables a las antiguas tribus hebreas, como los levitas (Levi) y Cohanim (Kohn, Coehn, Cohn) tienen muy poco parecido físico entre sí. No hay una característica racial común para todos los que profesan ser judíos".

Tales sutilezas evadió Lloyd George (Comm 300), quien fue un apasionado defensor de una patria judía en Israel.

Cuando nos fijamos en lo que escribió sobre el tema en la década de 1920, estaba, ya sea tratando de engañar a la población, o bien él mismo estaba siendo seriamente engañado.

En su libro, "¿Será Paz?", él acepta sin discusión que el pueblo judío tiene un derecho histórico a Palestina. Él dice que sólo con su brillantez y su compromiso pudo convertirse nuevamente en una ‘tierra de leche y miel’, ya que, básicamente, - si ponemos sus palabras en términos sencillos - los árabes eran demasiado estúpidos para hacer eso.

Pero es cuando él describe las intenciones sionistas para Palestina que sus afirmaciones pueden mostrarse ser increíblemente ingenuas o calculadas para engañar. Aún más probable, los medios sin fin a través de los cuales podría haber sido chantajeado por su vida privada y su corrupción personal actuaron para "enfocar" su mente.

Como dicen,

"Cuando tienes a alguien por las bolas, sus corazones y sus mentes seguirán".

Lloyd George condena a los opositores de la Declaración de Balfour por sugerir que los líderes sionistas trataban de establecer,

"Una oligarquía judía en Palestina, que reduciría a los habitantes árabes a una condición de servidumbre a favor de una minoría hebrea".

La mejor respuesta a esa acusación, dijo, se encontraba en un memorándum presentado por la Asociación Sionista en la Liga de las Naciones Unidas.

Con la retrospectiva de más de setenta años, dudo que incluso Lloyd George hubiera ahora citado ese memorando como una confirmación que los adversarios estaban equivocados.

Decía:

"Los judíos no demandan ningún privilegio, a menos que sea el privilegio de reconstruir por sus propios esfuerzos y sacrificios, una tierra que, una vez hace mucho tiempo fue la sede de una próspera y productiva civilización, han permitido que permaneciera abandonada.

Ellos no esperan un tratamiento preferencial en materia de derechos políticos o religiosos. Ellos asumen, como cosa natural, que todos los habitantes de Palestina, sean judíos o no-judíos, serán en todos los sentidos en un pie de perfecta igualdad. Ellos no buscan participar en el Gobierno más allá de lo que les pudiera corresponder en virtud de la Constitución, como ciudadanos del país.

No solicitarán ningún favor.

Piden, en definitiva, no más de una oportunidad asegurada de apacíficamente construir su hogar nacional por esfuerzo propio y de tener éxito por sus propios méritos. "

¿Estarán las poblaciones judías y árabes de Israel, en todos los sentidos, en un pie de perfecta igualdad? ¿No esperan ellos un tratamiento preferencial en materia de derechos políticos o religiosos? ¿En serio?

Chaim Herzog, el presidente de Israel, tuvo una visión bastante diferente algunos años más tarde, cuando dijo que los árabes no podían ser,

"participantes de ninguna manera en una tierra que ha sido consagrada a nuestro pueblo desde hace miles de años. Para los judíos de esta tierra, ellos no podían ser ningunos compañeros".

¡Allí va, eso parece más conocido!

El pueblo judío como un todo (la fe) han sido víctimas del sionismo (el movimiento político), que es controlado por la Élite Global. Es tiempo que el pueblo judío (que son inocentes y no están conscientes de los antecedentes) se de cuenta de cómo ellos, sus mentes y sus emociones están siendo utilizados de manera que sirva al un plan a largo plazo para el control centralizado, y no a sí mismos y a sus hijos.

Esto es especialmente cierto de la Liga Anti-Difamación de B'nai B'rith, que se formó en los Estados Unidos en 1913. Desde aquel tiempo hasta hoy, la Liga Anti-Difamación (LAD) ha operado como una unidad de inteligencia que califica de "antisemita" a cualquiera que rete o cuestione a la Élite Mundial. Sin embargo, ¿fue creada para el beneficio del pueblo judío? No, no. ¡Fue formada para proteger a los mafiosos de Nueva York!

En los primeros años de este siglo, Thomas Bingham, el comisionado de Policía de la ciudad de Nueva York, inició un reto determinado a los mafiosos.

Entre ellos estaba Arnold Rothstein, el mentor de Meyer Lansky, que más tarde sería el padrino del sindicato del crimen organizado que ayudó a financiar y a armar a los terroristas clandestinos judíos en Palestina y más tarde hizo lo mismo para el Estado de Israel. Lansky fue también un actor clave en el asesinato del presidente Kennedy.

Los mafiosos de New York respondieron a la investigación de Bingham marcándolo como anti-semita. Esta demolición del personaje tuvo tanto éxito que le obligó a salir de la oficina y puso fin a la investigación de la mafia.

Estos ataques fueron coordinados por un comité creado por un abogado llamado Sigmund Livingston. En 1913, a este comité se le dio un título formal - La Liga Anti-Difamación League. Hoy en día es un brazo de la agencia de inteligencia israelí/Élite Global, el Mossad, y ha estado en el corazón de algunos horribles acontecimientos, como el asesinato de Kennedy.

La LAD está ahí para ayudar a la Élite Mundial y a los terroristas que han controlado Israel, no han protegido a los judíos de los prejuicios. Cualquier cosa, pero, un hecho.


«   »

Añadir comentario

Comentarios

Todavía no hay comentarios