• LECTURA RECOMENDADA: "Los Caballeros de la Muerte", el autor te hace protagonista de la novela, no te la pierdas.

EL PROMOTOR MINERO SOCIALISTA RAYMOND ROBINS {[9]}

Publicado el 3 de marzo de 2022, 7:27

William B. Thompson abandonó Rusia para volver a casa a principios de Diciembre de 1917. Viajó vía Londres en dónde, en compañía de Thomas Lamont de la firma J.P. Morgan, visitó al Primer Ministro Lloyd George, un episodio al que volveremos en el próximo capítulo. Su delegado, Raymond Robins, quedó a cargo de la Misión de la Cruz Roja en Rusia. La impresión que el coronel Robins causó en los meses subsiguientes no fue ignorada por la prensa. En las palabras del diario ruso Russkoe Slovo, Robins “por una parte representa al trabajo norteamericano y, por la otra, al capital norteamericano que a través de los soviets está intentando ganar los mercados rusos” {[10]}.

Raymond Robins comenzó su vida como el gerente de una compañía de fosfatos de Florida. Desde esta base, desarrolló un depósito de caolina, luego hizo prospecciones en Texas y los territorios indios en los últimos años del Siglo XIX. Luego de trasladarse hacia el norte, a Alaska, Robins hizo una fortuna durante la fiebre del oro del Klondike. Luego, por ninguna razón aparente, se volcó al socialismo y al movimiento de reformas. Para 1912 era un miembro activo del Partido Progresista (Progressive Party) de Roosevelt. Se unió a la Misión de la Cruz Roja Norteamericana en 1917 como un “economista social”.

Existe una considerable cantidad de pruebas, incluyendo las propias declaraciones de Robins, que demuestran que sus apelaciones al bien social no fueron sino una cobertura para la adquisición de mayor poder y riqueza, algo que recuerda las sugerencias de Frederick Howe en Confessions of a Monopolist (“Confesiones de un Monopolista”). Por ejemplo, en Febrero de 1918 Arthur Bullard estaba en Petrogrado, ocupado en la elaboración de un largo memorándum dirigido al coronel Edward House. Bullard le entregó este memorándum a Robins para que hiciera comentarios y críticas antes de su transmisión a House en Washington DC y los comentarios muy poco socialistas e imperialistas de Robins consistieron en señalar que el manuscrito era “extraordinariamente analítico, ampliamente previsor y bien hecho” pero que tenía una o dos reservas – en particular, que el reconocimiento de los bolcheviques se encontraba muy atrasado, que debió haberse efectuado inmediatamente y que, de haber EE.UU. reconocido a los bolcheviques de este modo “creo que ahora tendríamos el control sobre el exceso de recursos de Rusia y tendríamos funcionarios controladores en todos los puntos de la frontera” {[11]}.

Este deseo de obtener “el control sobre el exceso de recursos de Rusia” fue
también obvio para los rusos. ¿Suena esto a reformador social comprometido con la Cruz Roja Norteamericana o más bien a promotor minero de Wall Street comprometido con el ejercicio práctico del imperialismo?

En todo caso, Robins no hizo ningún misterio de su apoyo a los bolcheviques {[12]}. Apenas tres semanas después de comenzada la fase bolchevique de la revolución, Robins le cablegrafió a Henry Davison del cuartel general de la Cruz Roja: “Por favor urja al presidente necesidad de nuestro continua interacción con el gobierno bolchevique.” Es interesante notar que este cable constituye una respuesta a otro que le informaba a Robins que “el presidente desea suspender comunicaciones directas de representantes de los EE.UU. con el gobierno bolchevique” {[13]}. En varios informes del Departamento de Estado hay quejas sobre la naturaleza guerrillera de las actividades de Robins. Por ejemplo, el 27 de Marzo de 1919, Harris, el cónsul norteamericano en Vladivostok, hizo comentarios sobre una larga conversación que mantuvo con Robins y protestó por las gruesas inexactitudes contenidas en los informes de este último. Harris escribió: “Robins me dijo que ningún prisionero de guerra alemán o austríaco se había unido al ejército bolchevique hasta Mayo de 1918. Robins sabía que esta afirmación era absolutamente falsa”. Luego, Harris procedió a suministrar los detalles de la evidencia que Robins no podía ignorar. {[14]}

Harris concluye: “Robins, en esa época, falseó deliberadamente los hechos concernientes a Rusia y ha venido haciéndolo constantemente desde entonces”. Después de regresar a los EE.UU. en 1918 Robins continuó con sus esfuerzos a favor de los bolcheviques. Cuando los archivos de la Oficina Soviética fueron incautados por el Comité Lusk, se encontró que Robins había tenido un “considerable volumen de correspondencia” con Ludwig Martens y otros miembros de la oficina. Uno de los documentos incautados más interesantes fue una carta de Santeri Nuorteva (alias Alexander Nyberg) – el primer representante soviético en los EE.UU. – al “Camarada Cahan”, editor del New York Daily Forward. La carta instaba a los fieles del partido a facilitarle el camino a Raymond Robins:

(A Daily) FORWARD 6 de Julio 1918

Estimado Camarada Cahan:

Es de la más alta importancia que la prensa socialista genere inmediatamente un clamor para que el Cnel. Raymond Robins, quien acaba de regresar de Rusia habiendo estado al frente de la Misión de la Cruz Roja, sea escuchado en el marco de un informe público al pueblo norteamericano. El peligro de una intervención armada ha aumentado considerablemente. Los reaccionarios están utilizando la aventura checo-eslovaca para generar invasiones. Robins está en posesión de todos los hechos concernientes a esto, además de los relacionados con la situación de Rusia en general.

Le estoy adjuntando una copia de la editorial del Call que muestra la línea general del argumento y también algunos hechos acerca de los checo-eslovacos.

Fraternalmente,
PS&AU – Santeri Nuorteva

[9] )- Robins es la ortografía correcta. El nombre consistentemente aparece como "Robbins" en los archivos del Departamento de Estado.

[10] )- Departamento de Estado de los EE.UU. Decimal File, 316-11-1265, 19 de Marzo de 1918

[11] )- Bullard ms., Departamento de Estado de los EE.UU. Decimal File, 316-11-1265

[12] )- El New World Review (otoño 1967, p. 40) comenta sobre Robins destacando que "simpatizaba con los objetivos de la Revolución, a pesar de ser un capitalista",

[13] )- Enbajada de Petrogrado, Archivo de la Cruz Roja

[14] )- Departamento de Estado de los EE.UU. Decimal File, 861.00/4168


«   »

Añadir comentario

Comentarios

Todavía no hay comentarios

Crea tu propia página web con Webador