• LECTURA RECOMENDADA: "Los Caballeros de la Muerte", el autor te hace protagonista de la novela, no te la pierdas.
Inicio » capítulo 5: frentes unidos 99-101 I.G. Farben / Standard Oil

capítulo 5: frentes unidos 99-101 I.G. Farben / Standard Oil

Publicado el 20 de marzo de 2022, 22:07

Yo creo que todo esto fue fríamente calculado por la Élite "judía", por razones que llegarán a su debido tiempo.
No quisiera enviarlo a dormir con una masa de detalles, pero sí quiero dejar en claro cómo es demostrable que la Segunda Guerra Mundial y el ascenso de Hitler fueron creaciones de la Élite en Gran Bretaña y Estados Unidos. Tenemos que movernos de la teoría de la conspiración y ver que es un hecho conspirativo. Sólo entonces nos ocuparemos de él.

Crucial para el surgimiento de la maquinaria de guerra nazi fue el comportamiento de algunas de las compañías más famosas de los Estados Unidos, que apoyaron a Hitler a través de sus subsidiarias alemanas o socios.
Éstos son sólo algunos de lo que fueron casi innumerables ejemplos de cómo se hizo esto secretamente...

I.G. Farben / Standard Oil
La producción alemana de acero y otros productos necesarios para la guerra se dispararon a través del período anterior al estallido del conflicto en 1939. En el centro de este rearme estaba el gigante químico I.G. Farben.

Como le diría el Senador Homer T. Bone a un Comité del Senado en 1943 "Farben fue Hitler y Hitler fue Farben". 16

Este inmenso cartel fue creado en su forma que tenia durante la guerra de los préstamos norteamericanos! En 1939, con inversión de Wall Street, se había convertido en el mayor fabricante de productos químicos en el mundo. ¿Y quién controla I.G. Farben, una compañía que usaría a judíos y a otros como mano de obra esclava? Los Rothschild, a través de una corriente de testaferros y empresas.
Entre los banqueros alemanes en el consejo de supervisión de Farben en la década de 1920 estaba Max Warburg, el hermano de Paul Warburg del Banco de Manhattan, que fue enviado a los Estados Unidos por los Rothschild para instalar el Sistema de la Reserva Federal y para hacerse cargo de la economía de los Estados Unidos.

Estos eran un par, operando en concierto en los Estados Unidos y Alemania. El Reporte del Servicio Secreto Naval de los Estados Unidos del 02 de diciembre de 1918, decía:

"Paul Warburg, alemán, nacionalizado ciudadano de los Estados Unidos en 1911, condecorado por Kaiser, manejó grandes sumas proporcionadas por banqueros alemanes para Lenin y Trotsky. Su hermano Max, es el director del sistema de espionaje de Alemania". 17

Paul Warburg estaba en la junta de la filial estadounidense de Farben, la I.G. Americana. Sentado junto a él estaba Edsel Ford (hijo de Henry) de la Compañía de Motores Ford, Charles E. Michell del Banco de la Reserva Federal de Nueva York, y Teagle Walter, amigo cercano de Franklin Roosevelt de la Standard Oil.

Toda esta influencia americana y el apoyo a una empresa de la cual un reporte del Departamento de Guerra estadounidense, dijo:

"Sin los inmensos medios productivos de I.G., su intensa investigación, y la inmensas afiliaciones internacionales, la persecución de Alemania de la guerra hubiera sido impensable e imposible.

Farben no sólo dirigió sus energías hacia armar a Alemania, sino que se concentró en debilitar a sus futuras víctimas, y este doble intento de ampliar el potencial industrial alemán para la guerra y restringir al resto del mundo no fue concebido y ejecutado en el curso normal del negocio.

La prueba es abrumadora de que los funcionarios de I.G. Farben tenían pleno conocimiento previo del plan de Alemania para conquistar el mundo y de cada acto agresivo específico después emprendido..." 18

El imperio Farben se convirtió en un Estado dentro del Estado y, en efecto, operó su propia economía.

Reportes e investigaciones, durante y después de la guerra, muestran que el papel de Farben, con Wall Street y el apoyo británico, era hacer que Alemania fuese autosuficiente en todo lo que Hitler necesitase para la guerra: los productos como el caucho, gasolina, aceites y explosivos. Uno de los problemas principales que tenían era el suministro de petróleo. Sus suministros procedían de fuera de Alemania y en 1934, alrededor del 85% de los productos petrolíferos de Alemania eran importados.

Esto obviamente, esto se acabaría durante una guerra.

Sin embargo, un acuerdo entre Farben y los Rockefeller aseguró un suministro constante de petróleo a Alemania. Farben comenzó a invertir grandes sumas de dinero de los préstamos de Wall Street en la investigación dirigida a desarrollar procesos para hacer aceite de las reservas alemanas de carbón. Lo que no pudieron descubrir por sí mismos, la Standard Oil de Rockefeller se los dio!

En enero de 1933, justo antes de la llegada de Hitler al poder, un reporte del Agregado Comercial de la Embajada de Estados Unidos en Berlín, dijo:

"En dos años, Alemania estará fabricando suficiente aceite y gas del carbón suave para una larga guerra. La Standard Oil de Nueva York está dando millones de dólares para suministrar ayuda". 19

Los Rockefeller también ayudaron a I.G. Farben con los químicos esenciales para combustible de aviación.

Los representantes americanos del American I.G. trataron de ocultar la participación de su empresa con la maquinaria de guerra alemana fusionando a American I.G. en otra compañía y cambiando su nombre a General Aniline and Film Corporation.

De hecho, la composición de la junta de 1930 de American I.G., con Farben llevaba ya cinco años en su preparación para la guerra, cuenta la historia real de la red de la Hermandad entre Alemania y Estados Unidos, que estaba conduciendo al mundo a otro impresionante conflicto.

Entre los miembros de la junta de American I.G. estaban:

Carl Bosch (Alemania), de Ford, Edsel B. Ford (Estados Unidos), el hijo de Henry Ford, Max Ilgner (Alemania), director de la oficina de la inteligencia nazi Farben en Berlín, H.A. Metz (Estados Unidos) director de I.G. Farben y el Banco Rothschild / Warburg de Manhattan; C.E. Mitchell (Estados Unidos), Director de la Reserva Federal de Nueva York y del National City Bank Morgan, los Hermann Schmitz (Alemania), el presidente de American I.G. e I.G. Farben y en los consejos de administración, tanto el Banco Central de Alemania como el Banco de Pagos Internacionales, Walter Teagle (Estados Unidos), director de la Reserva Federal de Nueva York, el Standard Oil de Rockefeller de Nueva Jersey, patrono de la Fundación Roosevelt, y amigo cercano del Presidente, W.H. von Rath (estadounidense naturalizado), el director de General Electric alemán (AEG), y Paul M. Warburg, del Banco de Manhattan.

Cuando la guerra terminó y comenzó la investigación de sus antecedentes, tres miembros alemanes del directorio de American I.G. fueron declarados culpables en el juicio de Nuremberg.

Los representantes americanos como Paul Warburg fueron dejados intactos, al igual que su hermano, Max Warburg, que, a pesar de ser judío, se le permitió abandonar la Alemania nazi en 1939, sin ninguna restricción.

La Elite controlaba incluso los arrestos y los juicios originados por la guerra, y los horrores que ellos mismos diseñaban. Tales operaciones no fueron sólo entre dos empresas, implicaban otros elementos de la Élite mundial-de la Hermandad en otras empresas y gobiernos. El presidente de la Standard Oil de New Jersey (hoy Exxon) en este tiempo era William Stamps Farish.

Durante la guerra, una carta fue publicada por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, de Frank A. Howard al vicepresidente de la Standard Oil, Farish.

Estaba fechada 12 de octubre 1939, y decía que:

"... En Inglaterra me encontré en una cita, con un caballero de la Petrolera Real Holandesa [Shell Oil] y... hubo acuerdo general sobre los cambios necesarios en nuestras relaciones con I.G. [Farben], teniendo en cuenta el estado de guerra... el Grupo Real holandés, Shell, es esencialmente británico... También tuve varias reuniones con el [British] Ministerio del Aire...

"Necesité ayuda para obtener el permiso necesario para ir a Holanda... Después de conversaciones con el embajador [estadounidense] [Joseph Kennedy]... la situación se despejó por completo... Los caballeros en el Ministerio del Aire... muy amablemente se ofrecieron a ayudar a volver a entrar en Inglaterra.

"De conformidad con estos acuerdos, tuve la oportunidad de acudir a mi cita en Holanda (habiendo sido trasladado allí por vía aérea en un bombardero británico de la Fuerza Aérea Real), donde hubo tres días de discusión con los representantes de I.G.

Ellos me entregaron las asignaciones de unas 2.000 patentes extranjeras y hemos hecho nuestro mejor esfuerzo para elaborar planes para completar un modus vivendi que podría operar a través del término de la guerra, si es que entrase en ella los Estados Unidos." 20

William S. Farish repostar envío nazis y los submarinos en España y América Latina durante la guerra.

Fue la Standard Oil-I.G. Farben empresa que abrió el campo de concentración de Auschwitz el 14 de junio de 1940, y utilizó la mano de obra esclava de los judíos y los opositores políticos para producir el caucho sintético y gasolina a partir del carbón. Farish estaba muy cerca de Hermann Schmitz, el presidente de I.G. Farben.

Standard Oil contrató al publicista famoso, Ivy Lee, para promover Farben y los nazis en los Estados Unidos. William S. Farish tenía un nieto, William Farish III, que se convertiría en un amigo íntimo de George Bush (Comm 300) y ha contado con la compañía de la reina Isabel II (Comm 300) en su casa. Sus caballos de raza se apareaban entre sí, al parecer. Cuando George Bush se convirtió en vicepresidente, tuvo que entregar sus negocios e inversiones a un "fideicomiso ciego", para asegurarse de que no podría (en teoría) tomar decisiones en la Casa Blanca que afectase sus inversiones.

Quien fue puesto a cargo de esta "confianza ciega"? William Farish III!

16 Senador Homer T. Bone habla con el Comité Senatorial de Asuntos Militares, 04 de junio 1943

17 Citado en el Nuevo Orden, Nuestros Gobernantes Secretos, pl28

18 Eliminación de Recursos Alemanes, P943

19 Reporte al Departamento de Estado, Washington D.C

20 Citado por Webster Griffin Tarpley y Anton Chaitkin en George Bush, la biografía no autorizada (Executive Intelligence Review, Washington DC, 1992), p. 47


«   »

Añadir comentario

Comentarios

Todavía no hay comentarios

Crea una página web gratis con Webador