• LECTURA RECOMENDADA: "Los Caballeros de la Muerte", el autor te hace protagonista de la novela, no te la pierdas.
Inicio » II.1.2. La izquierda republicana 209 .

II.1.2. La izquierda republicana 209 .

Publicado el 17 de abril de 2022, 0:27

El republicanismo español se conformó con una base social formada por “la pequeña burguesía urbana y los pequeños empresarios de todo el país, amenazados con la ruina de sus negocios bajo el peso de los fuertes impuestos y del favor prestado por la Dictadura a las grandes monopolísticas. También atrajo a comerciantes y tenderos, obligados a reducir sus operaciones a consecuencia de unos aranceles excesivamente elevados [...] Los republicanos atraían a las clases profesionales, especialmente en las capitales de provincia, donde maestros, médicos, ingenieros y abogados no ganaban bastante para vivir modestamente. Como en el caso del fascismo italiano, entre los abogados crearon particular malestar las prácticas ilícitas de la monarquía española, así como entre los maestros la hegemonía clerical del sistema educativo, y entre los ingenieros el abrupto fin de lo que se recordaría mucho tiempo como la era del cemento, los embalses, las carreteras y los puentes, cuya reanudación cabía esperar, dado el atractivo popular del
republicanismo. Pero además, y no menos importante, el republicanismo era para los profesionales liberales el vehículo que les permitía manifestar su independencia política tras años de sofocante autocracia” 210 .

Los sectores menos adinerados de estos colectivos optaron en general por el republicanismo de izquierdas, el radical-socialismo, mientras que los propietarios más pudientes o los profesionales más acomodados, en términos generales y con alguna excepción, se inclinaron por los radicales.

Junto a esos grupos, debemos añadir en las zonas agrarias como la que analizamos, colectivos de labradores pequeño-propietarios y colonos que se aproximan al radical socialismo, personificado en la provincia zamorana en el político Ángel Galarza, en lo que ha dado en llamarse el galarcismo.

Por su parte Acción Republicana no tiene ningún desarrollo en la provincia, siendo totalmente marginal y no presentando candidatos en las elecciones de 1931 y 1933.

Al igual que ocurrió con los socialistas, inmediatamente se produjo la fundación en un importante número de localidades de agrupaciones locales del Partido Republicano Radical Socialista, así como, en menor número, las llamadas Alianzas de Labradores y algunas sociedades de colonos, de clara inspiración radical socialista.

Las agrupaciones locales del PRRS recogidas en la Tabla 6 fueron creadas en Argujillo (1931), Vezdemarbán, Fuentesecas, Tagarabuena, Villardondiego, Villabuena del Puente, Pobladura de Valderaduey, Belver de los Montes, Pozoantiguo, Venialbo, Vadillo de la Guareña, San Miguel de la Ribera, Valdefinjas, Morales de Toro, Matilla la Seca, Castronuevo, Villalonso, Villalube, Malva, Pinilla de Toro, Bustillo del Oro, Villavendimio, Aspariegos, Abezames, Toro, San Miguel de la Ribera, El Pego, Coreses, Benegiles, Molacillos, Algodre, Moraleja del Vino, Coreses, Algodre (fundadas en 1932), la de Fresno de la Ribera y Peleagonzalo (en 1933) y también la formación de las Alianzas de Labradores en 1932 y 1933, recogidas en la Tabla 7 en diversas localidades como Moraleja del Vino, Vezdemarbán, Bustillo del Oro, Malva, Vadillo de la Guareña o Castronuevo de los Arcos 211 .

Pero donde se denota la importancia de los republicanos de izquierdas es en la creación de sociedades de colonos, que también recogemos en la Tabla 7. En la comarca se formarán la Asociación Taburona de Colonos “La Desengañada”, la Asociación de Propietarios, Colonos y Obreros de la Agrupación Republicana Socialista Agraria de Villabuena del Puente (es la misma organización que la Agrupación local del PRRS) y la Sociedad de Arrendatarios de la Tierra “El Progreso Agrícola Moralino” 212 de Morales de Toro (las tres de 1931), promotoras de un importante número de juicios de revisión de arrendamientos en 1931 y 1932, que consiguieron reducir en bastantes ocasiones las rentas que los colonos tenían que pagar a los propietarios. De ahí su importancia social y política, a pesar de su escaso número y las presiones que van a recibir, sobre todo en el bienio radical-cedista-agrario.

Su importancia era notable en la provincia debido al empuje de una personalidad como Ángel Galarza Gago. La expansión del partido fue rápida, pero hubo casos en que la constitución de las agrupaciones locales fue meramente nominal, no teniendo prácticamente funcionamiento. En 1932, el momento de mayor esplendor, llegó a haber más de 150 agrupaciones locales, pero en 1933 en su II Congreso provincial a duras penas llegaban a 80 las delegaciones presentes. La comarca de Toro era precisamente una de las zonas que más agrupaciones mantuvo hasta la disgregación del partido. Llegaron a contar incluso con un periódico, La Mañana, desde agosto de 1932 hasta septiembre de 1933, en que debido al alto nivel de endeudamiento debe cerrar. Los resultados electorales de 1933 y la crisis nacional del partido, llevaron a la escisión, con un sector que se alía a los radical demócratas de Martínez Barrio (formando Unión Republicana) y el sector más a la izquierda, con Marcelino Domingo a la cabeza, se une a Acción Republicana y la ORGA, formando Izquierda Republicana. En cambio, Ángel Galarza toma otros derroteros y es el único de la ejecutiva nacional que pasó al PSOE.

De este modo, la mayor parte de los radical socialistas van a pasar a Izquierda Republicana, que estará formada en la provincia fundamentalmente por los galarcistas (Moreno Jover, Gonzalo Alonso, Julio de la Higuera, Higinio Merino, José Datas, César Prieto, Felipe Anciones), pues Acción Republicana no tenía prácticamente adeptos. Incorporó las agrupaciones locales del radical socialismo, salvo algunas de la zona del río Guareña, la de Moraleja del Vino, varias de Benavente que pasan a UR (influencia de Félix Valbuena) y, según señala Mateos Rodríguez algunos pueblos de Sanabria y Aliste que pasan al PSOE siguiendo a su líder, aunque fueron las menos 213 . Nosotros, no hemos encontrado pruebas fehacientes de que esto último ocurriera en la zona de Toro, salvo, posiblemente, la sociedad de colonos de Morales de Toro “El Progreso Agrícola Moralino”, sino más bien todo lo contrario: el paso de los elementos más representativos a la derecha agraria en algunas localidades.

De todos modos la memoria popular los recuerda como republicanos. ”Del Partido Republicano que llamaban. Los socialistas y los colonos que se llamaban, que eran la República. Los colonos eran el Progreso Agrícola, serían de Azaña y éste, Galarza, venía por aquí a hablar. Manuel Segovia era el secretario de la Sociedad de colonos” 214 .

De hecho, las agrupaciones locales del PRRS van a ser sustituidas en la mayoría de las localidades por las agrupaciones de Izquierda Republicana que conoce una expansión en 1935 y 1936 similar a la de 1932 del PRRS. En la comarca, como tenemos recogido en la Tabla 8, se forman las agrupaciones locales de Abezames, Vezdemarbán, Morales de Toro, Tagarabuena, Bustillo del Oro, Pinilla de Toro, El Pego, San Miguel de la Ribera, Belver de los Montes, Pozoantiguo, Villabuena del Puente, Villalube, Sanzoles, Venialbo, Villardondiego, Gallegos del Pan, Valdefinjas, Matilla la Seca, Coreses, Malva, Fuentesecas, Peleagonzalo, Torres del Carrizal, Vadillo de la Guareña y, por supuesto, la agrupación de Toro con Gerardo Vázquez al frente. De este modo, generalmente, muchas de las personas del radical socialismo van a ser ahora las que formen estas agrupaciones y figuren en las juntas directivas del partido de Manuel Azaña 215 , y la fuerza y el apoyo de esos sectores de pequeños agricultores propietarios y colonos van a seguir siendo la base política del republicanismo de izquierdas, que se estaba conformando como una fuerza relativamente importante, hasta que su crecimiento fue cortado en seco por el golpe militar.

Sólo las agrupaciones de Sanzoles, Torres del Carrizal y Gallegos del Pan no presentan su correlato de una previa agrupación local del PRRS. En el caso de Sanzoles porque su formación no responde a un grupo radical socialista anterior, sino a una escisión en la Casa del Pueblo por parte del antiguo obrero Félix Sacristán Pérez. En Gallegos del Pan y Torres del Carrizal no se formó agrupación radical socialista, pero sí existían un colectivo de colonos y pequeños propietarios partidarios de Galarza, que ahora sí conforman agrupación de IR. Por el contrario, no sigue la herencia radical socialista en localidades como Fresno de la Ribera o Castronuevo de los Arcos, pues se pasan en bloque a la derecha agraria, Argujillo que pasan a Unión Republicana, mientras que en Pobladura de Valderaduey, Algodre, Villavendimio y Aspariegos eran poco importantes y en Villalonso, donde sí existía un grupo relativamente importante no se formó quizás por falta de tiempo ante el golpe.

Los mítines de IR eran seguidos por un público cada vez mayor y estaban atrayendo incluso republicanos de los de antes de la República, que habían apoyado a Lerroux hasta la descomposición del PRR. El domingo 29 de diciembre de 1935 celebraron varios actos en localidades de la provincia, entre ellos en el Teatro Latorre de Toro, en Bóveda de Toro, en Vezdemarbán, Morales de Toro y San Miguel de la Ribera 216 con una importante presencia de público.

En el mitin en Toro, participan como presentador del acto, Román Ramos Cuenca, republicano histórico y concejal radical del ayuntamiento de Toro, y como intervinientes, Julio de la Higuera, Ceferino Palencia, José Escudero y el presbítero, Régulo Martínez. En sus intervenciones se dedicaron fundamentalmente a contraponer la labor del primer bienio reformista a los dos años de la derecha en el poder, calificados como reaccionarios. Interesante fue la aportación de Escudero sobre la Ley de Arrendamientos que no salió adelante y que según él habría conllevado “ventajas que hubieran experimentado los pequeños propietarios y colonos de haberse promulgado aquella Ley, en la cual, como única causa de desahucio se establece la falta de pago, en el moderado precio de arrendamientos que se fijaría; señalando el contraste con la ley actual, que además de establecer en beneficio del propietario muchas causas para arrojarlo de la tierra, esclaviza al colono, poniéndolo al servicio del dueño” 217 . Esta cita denota cuáles eran los sectores a los cuales van dirigidos sus programas y cuáles eran sus posibles bases electorales, enlazando con la etapa del radical socialismo.

En Vezdemarbán, localidad de tradición republicana celebran el acto en el local de la Sociedad Filantrópica de Socorros Mutuos. Los oradores de IR de Madrid siguen insistiendo en contraponer el bienio reformista al radical-cedista, así como dos temas principales, la Ley de Arrendamientos y la cuestión triguera, defendiendo la labor de Marcelino Domingo, como hizo el maestro Julio Noguera López, “quien presenta este estudio en forma de lección vulgarizadora, pues dice que la misión de los hombres de izquierda no es soliviantar a las masas, sino instruir a estas para que, pensando cada cual con su cabeza, haga cada uno lo que crea conveniente con su voto” 218 .

En Morales de Toro según el periodista fueron coaccionados por la Guardia civil, aunque pudieron hablar en un local “que resulta insuficiente para la enorme masa de labriegos que con sus mujeres han acudido al acto” 219 .

En San Miguel de la Ribera señala el corresponsal que acudieron más de mil personas y se dieron vivas “a la República del 14 de abril, Azaña, Marcelino Domingo y Partido Socialista” 220 , en una mezcla indicativa, por un lado del escaso nivel de cultura política existente y, por otro lado, de la conformación del bloque que se estaba construyendo de cara a las futuras elecciones.

En definitiva, un partido con visos de crecimiento, que retomaba casi toda la herencia del radical socialismo, salvo su líder provincial. Sus bases sociales se encontraban en la escasa clase media comercial de los núcleos más habitados y en el sector de pequeños propietarios y colonos del agro provincial. Desgraciadamente, nunca podremos valorar su alcance electoral debido a que fueron en coalición en el Frente Popular en la única consulta electoral a la que pudieron comparecer.

209 La obra básica para conocer los partidos, programas, organización y evolución de los republicanos de izquierdas es AVILÉS FERRÉ, J.: La izquierda burguesa en la II República. Madrid, Espasa Calpe, 1985.

210 BEN AMI, S.: Op. cit., pp. 417 y 419.

211 Algunas agrupaciones radical socialistas, alianzas de labradores y sociedades de colonos fueron utilizadas como instrumentos de los patronos y otras simplemente estaban formadas por los labradores de tradición liberal dinástica durante la Restauración que creían que la situación iba a volver al viejo bipolarismo Liberales-Conservadores travestido ahora como Republicanos-Derecha Agraria, es decir, nuevas denominaciones para viejas categorías y comportamientos tradicionales. Por ello a partir de 1933 se producen algunos casos de verdadera desbandada de las mismas y un alejamiento total de la figura de Ángel Galarza. Hay localidades donde pasan a la derecha algunas personas como en Tagarabuena o Vadillo y otras en las que las agrupaciones casi enteramente se pasan a la derecha como en Fresno de la Ribera o Castronuevo de los Arcos o en número importante como en Morales de Toro. En Madridanos denunciaba en la prensa el socialista Arístides Garrido (La Voz del Trabajo, 25 de junio de 1933) que se trataba de un instrumento al servicio de los patronos, que habían formado el comité local de labradores (se refiere a la Alianza de Labradores) y otra sociedad, para utilizarlas en función de sus intereses. Por tanto, más que de “traición de Galarza” como señala Mateos Rodríguez (op. cit., Vol. I, p. 270), habría que hablar de “la equivocación hacia Galarza” por parte de las viejas redes clientelares heredadas de su padre.

212 En 1935 se autodenomina “Sociedad de Trabajadores de la Tierra denominada el Progreso Agrícola Moralino”, lo que quiere decir que posiblemente fuera modificando su posición ideológica y organizativa al igual que Galarza desde el radical socialismo hacia el PSOE, sobre todo tras la desintegración del partido y su división en dos grupos tras el estrepitoso fracaso electoral de noviembre de 1933.

213 MATEOS RODRÍGUEZ, M.A.: Op. cit., p. 578. También menciona Toro, pero salvo el caso de Morales de Toro y quizás, Villalonso, no hemos hallado ningún caso más.

214 Entrevista con J.S. Manuel Segovia fue presidente en 1935 de dicha sociedad. Por tanto, no podemos asegurar totalmente que pasaran a la órbita del PSOE, a pesar del nombre con el que se denominan en 1935 y de la influencia de Galarza al irse al PSOE. Varios de sus miembros fueron represaliados tras el 18 de julio.

215 Esto se puede comprobar con un rápido repaso a agrupaciones locales como las de Tagarabuena, Toro, Vezdemarbán, Peleagonzalo, Villabuena del Puente o Villardondiego.

216 La Tarde, 31 de diciembre de 1935.

217 Ibídem.

218 Ibídem. Esta frase es muy interesante para dejar meridianamente claras sus diferencias, tanto con la izquierda obrera que serían los que “soliviantan a las masas”, como con la derecha cuando señala “pensando cada cual con su cabeza, haga cada uno lo que crea conveniente con su voto”. Es decir, se muestran equidistantes de lo que consideran extremismos proletarios, como de la derecha que maneja las mentes y los votos, mediante el caciquismo.

219 Ibídem.

220 Ibídem. Posiblemente lo de que hubiera más de mil personas es exagerado, por muchos simpatizantes que vinieran de los pueblos cercanos. Los vivas al PSOE indican, o que parte del público presente estaba compuesto de colonos y jornaleros socialistas, o que el corresponsal quiere agradar a los lectores y redacción del periódico socialista.


«   »

Añadir comentario

Comentarios

Todavía no hay comentarios

Crea una página web gratis con Webador